1000 islas, 1000 caras. La misma verdad. Filipinas

Suena bonito el número mil, corto y redondo. Mil parecen muchas islas, pero en realidad no son nada. Filipinas la forman más de siete mil islas, algunas similares, otras, un mundo aparte. Esto es lo mismo que se da con la población, que no es poca, que varía en costumbres, cultura y forma de ser como un empresario cambia de traje o un rico de coche, distando mucho de unas islas a otras. Y es por esto por lo que es un placer conocer este país, sus gentes, pero también por lo que resulta sumamente complicado explicar la realidad de un país tan variopinto. Intentaré ofrecer unas claves comunes al principio, pero ruego se comprenda que no en cualquier emplazamiento es así.

Empecemos en este post por lo básico o quizá, posiblemente lo más relevante para entender el resto. A día de hoy, es posible que mucha gente esté escuchando hablar de Filipinas y la temática no es agradable. El país está gobernado por Rodrigo Duarte. images (1)Presidente de izquierdas, radical en un abanico de ideas, está abogando por la cultura del miedo, del ojo por ojo y diente por diente, y retomando costumbres que en muchos lugares ya creíamos perdidas. Ha recuperado la pena de muerte por ahorcamiento y ha realizado campañas de persecución masiva que ya han costado la vida a más de 4000 personas, consumidores de droga o traficantes. Durante meses, no ha sido raro toparse con baladas, escuchar disparos por la calle y ver a un pobre diablo caído muerto por el fuego policial mientras el resto gira la cara. Esto, cierto es, ha bajado radicalmente el consumo de droga e incrementado su valor, pero cabe preguntar a qué precio… Además, ha implantado otro sistema de recompensas a cualquiera que delate a un posible traficante. Y aquí hallamos otro problema, cualquiera puede acusar a otro y no hay juicio. Pena de muerte por tráfico. Continuemos con la criba indriscriminada.

Por otra parte, otro de los grandes problemas que generaba la droga era la corrupción. El nivel ha descendido, especialmente subiendo los sueldos a los efectivos policiales y deteniendo a unos pocos agentes y gobernantes, pero aquí las medidas han sido más suaves de lo que cabía esperar. Muchos policías, no precisamente honrados, siguen campando por las calles.

El señor Rodrigo, a pesar de estas medidas extremas, de una serie de decisiones que apuntan a una nueva dictadura (eliminando o apartando a toda la competencia política), es muy querido y aceptado en general, pero por qué?

En primer lugar, la población estaba cansada de la delincuencia descontrolada y la corrupción imperante en el país en los últimos tiempos. Una de las grandes razones de la existencia de esta situación era claramente el consumo de estupefacientes, y con sus métodos, lo está erradicando.

El presidente proviene de una familia de clase media. Su padre era abogado y fue alcalde, pero antes de ello era carnicero y su esposa maestra. Hay a quien le parecerá banal, una mera tontería o coincidencia, pero aquí las coincidencias no existen y la clase popular gusta de ello. Están orgullosos por lo conseguido por uno de ellos, sin importar consecuencias que no ven.

Antes de llegar a presidente, gobernó con éxito durante más de veinte años la ciudad de Dávao, convirtiéndola en una de las más prósperas del país. Bajo índice de delincuencia y corruptibilidad, mejores infraestructuras y una de las ciudades con mejor recepción imagespara los inversores. Una máquina de hacer dinero y donde la calidad de vida es de las mejores del país. En su empeño por la limpieza, empleó durante casi 15 años “escuadrones de la muerte”, con ejecuciones callejeras que elegían sus objetivos entre traficantes, drogadictos, prostitutas, vagabundos y niños de la calle. Tras investigaciones, nunca se le pudo vincular a ello oficialmente, él siempre lo negó, pero no creo que haga falta ser un premio nobel para reconocer evidencias.

En definitiva, él sigue ahí, ganando adeptos de todas las clases y colores, y aunque conversando con la gente, mucha niega apoyarle, su popularidad sigue en aumento y no parece próxima a su fin. Quizá nos encontremos ante un nuevo dictador a largo plazo.

Otro problema por el que se estará escuchando hablar de Filipinas es el conflicto armado que nos encontramos en Mindanao, al sur del país. Aquí tampoco se libran de los enfrentamientos y un grupo separatista musulmán está en pie de guerra exigiendo su independencia. No es segura la zona, aunque los filipinos viven con relativa normalidad.

Un punto favorable del país es la educación. El nivel del alfabetización es muy alto, alcanzando más del 90%. En el conjunto del país la educación primaria y secundaria es obligatoria y gratuita. Tanto niños como niñas acuden a la escuela equitativamente y en las casas mandan a sus vástagos al colegio sin importar el sexo. Cierto es que esto es mucho más evidente en los lugares más poblados y con buenas infraestructuras, pero en ciertas islas pequeñas y remotas, los medios no llegan y de alguna manera sus habitantes están “condenados” a permanecer allí. La mayor diferencia en este ámbito educativo, se encuentra en los últimos años del sistema, donde la inversión pública prácticamente desaparece y la privada lo abarca todo, siendo muy difícil para las clases menos favorecidas acceder a ella.

Este es un primer resumen de la situación filipina. Había que empezar a hablar por lo más evidente, para en el siguiente paso comentar sus consecuencias. Ahí tocaremos los derechos humanos e igualdad, que en algunos casos sorprende y en otros deja mucho que desear. Por ahora, pensemos sobre el camino que han elegido y a dónde les lleva. Cultura del miedo, represión. Se puede entender que haya quien esté de acuerdo con la dirección tomada. La historia nos dice que a corto plazo puede funcionar, pero a la larga, siempre nos acaba explotando en la frente. No se si lo verán.

“Ustedes, narcotraficantes y buenos para nada, será mejor que se vayan. Porque los voy a matar. Los tiraré a todos en Bahía Manila” Rodrigo Duarte

IMG_20170312_173816

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s