El tercer sexo. Ladyboys

Año 2017, y hablar de tercer sexo es quizá quedarse corto a la hora de comentar los distintos tipos de sexos que existen a día de hoy en este supuesto mundo moderno, pero una cosa es segura, en Tailandia, si tenemos que hablar de tipología sexual, además de los que siempre conocemos de primeras, hombre y mujer, nos vendrá rápidamente a la cabeza el ladyboy. Pero que es esto de ladyboy, y por qué se oye tanto por ahí cada vez que se habla de este país?

Si te encuentras en tierras tailandesas, especialmente en lugares sobre poblados (que no son pocos), éstas preguntas no necesitarán respuesta. Andas, miras a la izquierda, miras a la derecha, y en un inicio no lo ves, pero notas algo raro, especial, algo a lo que no estás acostumbrado. Primeramente lo achacas a estar en un país nuevo, asiático, serán las nuevas sensaciones, pero no, lo sigues sintiendo. Te fijas mejor, prestas más atención a los detalles, que son lo único que al fin y al cabo delatan esta realidad, y por fin te viene a la cabeza, como el primer rayo de luz de la mañana, algo tan simple que no te puedes creer que hayas tardado tanto en darte cuenta, hay muchos, muchísimos de lo que llamaríamos en España y el resto del mundo, transexuales y aquí ladyboys o kathoeys (en tailandés), que campan libremente por las calles, totalmente integrados en la sociedad. Nadie parece percatarse de ellas, y nadie las mira con extrañeza o disgusto. Trabajan como cualquier otra persona en diferentes negocios y rara vez tienen que sufrir la discriminación y el desprecio al que tan “acostumbradas” están en otros países. Maravilloso, ojalá esa corriente se viviese en un mundo tan propenso a juzgar y menospreciar a todo aquello que se sale de la norma, su norma.

No en vano, Tailandia es país puntero en lo que a operaciones de estética se refiere y el mar22_08patongladyboy1cambio de sexo se lleva la palma. ¿Pero por qué tantas? Qué hace este país tan especial para que la transexualidad se de tanto, viendo que ésta supera con mucho al número real de las que se operarían por necesidad genética. Éste es un enigma que la mayoría de la gente, extranjeros, se plantea sin encontrar respuesta, pero la tiene, y aunque no sea una concreta, hay varias razones.

En primer lugar, y lo que prácticamente nos salta a la mente es que puede influir mucho, una vez más, la cultura budista de respeto al prójimo, aunque en otros países que procesan la misma religión esto no se da. El hecho de que puedan integrarse en la sociedad, encontrar trabajo, ser respetadas y no sufrir discriminación, ayuda sin duda a que muchos hombres en primer término, decidan hormonarse para después operarse (o no) y cambiar de sexo. Están bien vistos, por qué seguir encontrándose incómodos con un cuerpo que no sienten suyo. Por su puesto, las operaciones, sin estar al alcance de la mano de cualquier persona, no tienen un precio desorbitado.

Pero hay otra razón, una que no está tan a simple vista y que no es tan idílica. Tailandia posee una sociedad civilizada, que respeta sí, pero no todo. La homosexualidad, sin ser un tema tabú, no es precisamente lo mejor visto. Caminando por la calle, quizá no se capte claramente, pues se pueden ver homosexuales cogidos de la mano, relacionándose libremente, pero esto se da únicamente en macrociudades como Bangkok y entre gente joven, ya que a partir de los 30 años aproximadamente, se espera que formes una familia, la que ha sido siempre convencional, hombre y mujer con su descendencia. Si no es así, comienzan los problemas, el rechazo, la vergüenza. Es tal la diferencia social entre ser gay o Kathoey, que son las propias familias las que al primer atisbo de amaneramiento en sus hijos, les comienzan a hormonar, sin querer jugar con el azar y dejar elegir a su pequeño vástago. Esta es una verdad que deja mucho que desear en una sociedad que tanto se supone que da.

Y es en el tema de la homosexualidad y transexualidad donde vemos a las mujeres de nuevo desfavorecidas, apartadas a un segundo plano, sin los mismos derechos, sin el mismo respeto y una vez más, teniendo que luchar y sufrir más en su búsqueda de los mismo. Y es que así como al gay y al transexual varón se les acepta hasta cierto punto, el lesbianismo se ve como una lacra, casi como un cáncer, y aunque haya mujeres extranjeras en el país que no hayan tenido que sufrir este desprecio, raro es ver a una mujer local haciendo vida pública con su pareja femenina. Miradas de reprobación, descaros, comentarios y la no aceptación. Lucifer existe, resulta ser mujer y es lesbiana.

No quiero cerrar el post sin antes decir que uno de los mayores problemas de los ladyboys, es que a pesar de lo involucrados que se encuentran en la sociedad, la mayoría se dedica a la prostitución, profesión demandada y que ofrece dinero fácil y rápido, a pesar de todo lo que conlleva. Por desgracia, de quién es la culpa? Del turista. Llegamos con nuestro dinero, contante y sonante, deseando hacer lo que en casa no podemos o nos causa embarazo, sin importar lo que genera y el rastro que dejamos al marcharnos. Una forma más de acabar con nosotros mismos.

En definitiva, la sociedad tailandesa, como todas, tiene claros y sombras, pero quizá aquí se puedan vislumbrar más rayos que inviten a la esperanza. Ojalá los países que siguen otras corrientes corrijan su rumbo y se fijen más en este país asiático, al menos en cuanto a lo que el respeto se refiere. Tod@s tenemos que mejorar y deberíamos ser capaces de mirar a los demás y aprender.

Ser libre no es solo desamarrarse de las propias cadenas, sino vivir en una forma que respete y mejore la libertad de los demásNelson Mandela.

camboya_david_fletcher_pederasta

Anuncios

2 comentarios en “El tercer sexo. Ladyboys

  1. Una vez más me has sorprendido con la explicación que das en relación al las ladyboys y me genera preguntas: Se da la misma situación en entornos económicos más estables? En qué trabajan los transexuales de esos otros niveles sociales? Ellas sí están integradas? Por qué en un país respetuoso está mal vista la homosexualidad?. . . . .

    Me gusta

    1. Empiezo por la última pregunta. Oficialmente no está mal visto, pero aún así la homofobia es un mal difícil de curar.
      La situacion en altas esferas? No he visto ninguna ladyboy dueña de una empresa… A parte de eso, pueden trabajar en cualquier empleo, pero suelen verse más en trabajos tradicionalmente “femeninos”, peluquería, dependientas, etc.
      Pero en general si, están muy integradas

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s